Básicos: camisetas

Por Ariadna Dacasa

El tiempo, la moda y las tendencias van cambiando a lo largo de las diferentes temporadas y épocas en las que nos encontremos. Aunque hay algunas prendas que resisten este paso del tiempo y perduran entre nosotros con alguna mínima modificación entre ellas. Es el caso de las famosas camisetas.

En el artículo de hoy, vamos a hablar de este básico indispensable en los armarios, tanto femeninos como masculinos y en la historia de las mismas.

La moda no es algo que sólo existe en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con ideas, con la forma en que vivimos, con lo que ocurre.

Coco Chanel

4c4f3d2b225e70f8f9f04ad83d130390

La camiseta es una evolución del traje entero de algodón que llevaban los hombres del siglo XIX como prenda interior, llamada: long johns. Este atuendo se componía de unos calzoncillos largos y una camiseta de manga larga.

Años más tarde, en 1904, se quiso mejorar la prenda, y Cooper Underwear presentó una linea dedicada a los hombres solteros, ya que se presentaba sin imperdibles, ni agujas, ni botones, ni hilo; al igual que el eslogan utilizado por la compañia.36b5df30f712ff7323381e3e9704d667

La marina estadounidense empezó a incluir en el uniforme oficial la camiseta. En 1913, todos los que se alistaban al ejercito la usaban, haciendo de la camiseta una prenda masculina y de carácter funcional.

En 1920, gracias a la forma de T de la camiseta, Scott Fitzgerald bautizó esta pieza con el nombre de: T-shirt, en la novela: A este lado del paraíso.

Más tarde esta prenda fué comercializada bajo el nombre de GOB, dónde la compañía SEARS, en 1938, empezó a versatilizar su uso, llevándola, también para exterior. A partir de ese momento, otras marcas empezaron a venderlas, como Fruit of the Loom o Hanes. En la Segunda Guerra Mundial, tanto los soldados como las personas de a pie, empezaron a poner de moda esta prenda.

En 1951, Marlon Brando y su papel en Un tranvía llamado deseo, popularizó con su vestuario esta prenda básica, luciéndola más estrecha y en blanco. Una década más tarde, este vestuario se repite con Martin Sheen en Badlands, haciendo que esta prenda se convirtiese en un producto de masas dictado por Hollywood.

“El cliente es el filtro final. Lo que sobrevive a todo el proceso es lo que la gente viste. No estoy interesado en hacer ropa que termine en un museo polvoriento.”

Marc Jacobs

Karl Lagerfeld, en 1991, recurrió a esta particular prenda para combinarla con las míticas chaquetas de tweed de la firma Chanel. Desde entonces muchas marcas reconocidas utilizan la camiseta blanca en multitud de campañas.

278807159690929ad45ec995ad872bd3La camiseta básica, empezo a ofrecer diferentes logotipos en ella a partir del rodaje de la película El MAgo de Oz, 1939, donde los trabajadores que se encargaban de reparar al espantapajaros, llevaban consigo una camiseta verde con un gran “OZ” escrito en ella. En 1960, con Breathless, Jean Seberg lució una camiseta con lema.

Con el punk, los ejemplos se multiplican rapidamente. llebando consigo diferentes estampados con los grupos favoritos de cada uno.

“Hazlo simple, pero significativo.”

Don Draper

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s